Descripción/Historia
La construcción de la Villa Santa Inés se inició en 1884, año en que el General Joaquín Crespo es nombrado Presidente de la República. Es un ejemplo significativo de la arquitectura venezolana de finales del siglo XIX. Se ubica al noroeste del valle de Caracas. Concebida como una residencia de gran lujo y suntuosidad del tipo villa europea, conformada por un volumen aislado rodeado de jardines, se caracteriza por presentar formas neoclásicas y un porche semicircular frontal delimitado por una serie de columnas. La edificación tuvo varias etapas de modificaciones e intervenciones, una de las más importantes se hizo a partir de la década de 1890, durante el segundo período presidencial de Joaquín Crespo, a fin de ubicar en ella el despacho presidencial. Estas modificaciones se hicieron con el proyecto y dirección del maestro de obra catalán Juan Bautista Sales y Ferrer, bajo la influencia del eclecticismo catalán, a partir del cual se enriqueció la imagen formal del inmueble con el empleo de acentos decorativos neobarrocos; en esta fase también se estaba construyendo, hacia el lado oeste de la villa, un Arco de Triunfo que quedó inconcluso. Luego de obtener un uso residencial y de despacho presidencial, a partir de principios del siglo XX, la villa pasó a trasformarse en espacio destinado a oficinas, luego de ser vendida por sus antiguos propietarios. Fue sede de la Compañía del Gran Ferrocarril de Venezuela, de Cartografía Nacional en la década de 1940, de Cartografía Militar en la década de 1950, y por último, en la década de 1990 hasta la actualidad, sede del Instituto del Patrimonio Cultural.