Descripción/Historia
Esta es una de las más famosas pinturas creadas por Arturo Michelena, destacado pintor venezolano nacido en Valencia (Carabobo) el 16 de junio de 1863 y fallecido en Caracas el 29 de julio de 1898. Este lienzo representa un icono del arte y de la historia, por cuanto ha inmortalizado la imagen del Precursor de la Independencia, Francisco de Miranda.
Fue pintado en Caracas en 1896 con motivo de cumplirse los 80 años de la muerte de Miranda, acaecida el 14 de julio de 1816 en la prisión de La Carraca en Cádiz, España. En julio de 1896 el gobierno nacional organiza las festividades en honor al prócer, con actos públicos en varias instituciones, entre las cuales se destaca la presentación de esta pintura en el Teatro Municipal. Allí el artista fue condecorado con Medalla de Honor por el presidente de la República, general Joaquín Crespo. El personaje aparece en primer plano, medio tendido en la cama de la prisión, en los últimos años de su vida, con una expresión de serenidad, melancolía y decepción. “Michelena no escoge un momento glorioso en la vida del Precursor y opta por presentarlo en medio del desamparo que representa su celda, le enfrenta a su pasado y a su destino, a sus triunfos de ayer y le hace patente el fracaso donde está sumido”. En la composición del cuadro el autor utiliza ciertos elementos que tienen mucha significación para el personaje y para la presentación dramática de la escena histórica.
La historia y la crítica del arte venezolano han analizado suficientemente este cuadro, resaltando los valores plásticos e ideológicos y coincidiendo en señalar que él ocupa el primer lugar entre las pinturas históricas de nuestro país. Tiene una inscripción abajo en la esquina derecha: ARTURO MICHELENA / CARACAS -1896